Nuggets de pollo caseros

Nuggets de pollo caseros

Nos encantan los nuggets, pero eso sí, tienen que ser caseros, no tienen que ver nada con los comprados, así que os enseñamos como hacer nuggets de pollo caseros con un rebozado a base de maíz y arroz, crujiente y lo mejor de todo es que no absorbe tanto aceite. Ya verás como triunfarás con esta receta!!

Ingredientes (27 unidades aprox.):

2 pechugas de pollo (500 – 600gr)

2 Rebanadas de pan de molde

100gr de Queso de untar

Sal

Pimienta

Leche

Para rebozar:

Harina

2 Huevos

Preparado para rebozado crujiente (crunchy crumbs) o panko o pan rallado

Elaboración:

Quitamos a las pechugas cualquier resto de grasa y cortamos a dados, introducimos en una picadora o procesador de alimentos y picamos, yo lo hice en dos tandas. Añadimos la carne picada de pollo en un bol.

En un plato ponemos las dos rebanadas de pan de molde sin corteza y lo cubrimos con leche, dejamos que se empape bien, lo cogemos con las manos, apretamos para que salga el exceso de leche y añadimos al bol.

A continuación añadimos el queso de untar, sal, pimienta y movemos bien toda la masa hasta que los ingredientes estén bien integrados.

Preparamos un plato con harina, otro con los dos huevos batidos y el otro con el preparado crunchy crumbs.

Cogemos una cucharada de masa, la pasamos por harina y aquí le damos la forma de bola y después chafamos, pasamos por huevo y después por el crunchy crumbs. Así con toda la masa.

Ya tenemos nuestros nuggets de pollo caseros preparados para freír.

Calentamos una sartén con abundante aceite de oliva a temperatura media, cuando esté caliente añadimos los nuggets y freímos hasta que estén bien dorados por una cara y después por la otra.

Los sacamos y ponemos sobre un plato con un papel de cocina absorbente.

Y ya tendríamos listos nuestros nuggets de pollo caseros para servir!! Acompáñalos con tu salsa favorita!!

Consejitos:

A la hora de freír ojo no os queden crudos por dentro, es importante no hacerlos demasiados gordos y a la hora de freír el aceite caliente pero no demasiado para que no se quemen por fuera y por dentro queden poco hechos.

Para congelar cojo una bandeja cubierta con papel film, los extiendo sin tocarse y vuelvo a cubrir con papel film. Cuando están congelados los voy despegando de la bandeja y los meto en una bolsa de congelación o táper y así siempre los tengo disponibles.

Y si te gustan las ideas para picar no te pierdas esta receta de Falafel de garbanzos, o estas Croquetas de setas fit (sin harina) o los Buñuelos de calabaza y puerro.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies